Lo que se debate y lo que no

En medio de los acalorados debates sobre la legalización o no del aborto, sobre si una donación de campaña al partido de gobierno es o no una coima y si alguien finalmente se va a hacer cargo de la Selección Nacional de Fútbol, la devaluación elevó el índice de pobreza al 32% y los precios de los alimentos de primerísima necesidad, esos que marcan con su presencia o su ausencia en la mesa de los menos favorecidos la diferencia entre pasar y no pasar hambre, siguen su aparentemente imparable carrera ascendente.
La tabla elaborada como todos los meses por nuestro Observatorio de Precios que acompaña ésta nota da testimonio de ello.


Pero eso no parece ser tema de agenda ni de debate para el gobierno, que pretende poner freno a la inflación subiendo los precios de los combustibles y el transporte público, proeza que, de cumplirse, figurará sin dudas en el libro Guiness.
Tampoco se debaten las razones de la brecha existente entre los precios (inflacionados) del Mercado Central y los precios (hiperinflacionados) de las principales cadenas de Supermercados, que sigue allí, firme y expuesta para quien quiera mirarla.


Y mucho menos, cómo hacer para que los productos de la canasta básica lleguen a la gente al menos precio posible.
Sin quitar mérito y necesidad a los debates actualmente en el candelero ¿No habrá un alma noble entre los poderosos de hoy que se anime a incluir entre esos debates el tema de los precios de los alimentos, que es uno de los nombres que tiene el hambre en nuestro país?
Por ahora, parece que no. Pero no perdamos la esperanza.

3 pensamientos en “Lo que se debate y lo que no”

  1. La Sec. de Comercio interior NO existe. Ganaron las multinacionales de alimentos, los intermediarios y las cadenas de supermercados. Nada para el productor y nada para el consumidor.

  2. Asi es…la nota refleja una realidad q debe atenderse desde el Gobierno con eficacia y la necesaria sensibilidad social y acompañarse con la responsabilidad empresarial y sindical q el momento amerita. No es bueno para la recuperacion del pais la nefasta futurologia del desastre q padece a diario la ciudadania.

  3. Un gobierno cuyo presidente durante la campana electoral, manifesto que la inflacion era una estafa a los ciudadanos. Si bien es cierto que el gobierno kirchnerista ha sido hipercorrupto, y debe investigarse y castigar a los corruptos de ese gobierno no debe usarse ese tema para tapar la realidad. El gobierno de cambiemos debe cumplir con sus promesas de campana, pobreza cero y esta ocurriendo al reves, el acceso a los alimentos para los mas humildes se convierte en una mision impisible.
    Una cosa no debe taoar la otra, el gobierno debe tomar el timon del dolar, la inflacion etc, los cuales parecen habersele escapado de las manos.

Deja un comentario